Parroquia de Todos Los Santos, Santa Fe, Argentina, San Jerónimo 1650, Tel: 4594108

Parroquia de Todos Los Santos

Historia

Datos Históricos

La Iglesia Matriz nació en 1573 con la ciudad de Santa Fe "la vieja", hoy Cayastá, a 80 Km, al norte del actual emplazamiento, y fue puesta bajo la advocación de la "Universidad de Todos los santos" por el fundador, don Juan de Garay.

Al trasladarse la ciudad a la ubicación definitiva en 1651, la iglesia ocupó el mismo sitio frente a la plaza Mayor (hoy Plaza 25 de Mayo) en una construcción muy precaria. Lentamente se efecturaron mejoras, en medio de grandes dificultades económicas y técnicas.

La construcción y embellecimiento de la matriz fue preocupación permanente de ilustres gobernadores santafesinos, entre ellos Hernandarias, yerno del fundador, y el Brigadier Don Estanislao López.

Dada su ubicación privilegiada frente al Cabildo, (hoy la Casa de Gobierno), presidió todos los acontecimientos de envergadura histórico pólitica que tuvieron resonancia religiosa en ella.

La construcción en tres naves data de 1947, obra ejecutada bajo la dirección del Maestro Manuel Maziel, Los cambios más importantes que le dan el aspecto actual se desarrollaron alrededor de 1833, durante la administración del Cura y Vicario Dr, Don José de Amenábar.

Con la fundación de la Diócesis de Santa Fe el 15 de febrero de 1897, la Matriz fue erigida Catedral Provisoria. en ella, el primer Obispo, Don Juan Agustín Boneo, tomó posesión de su Cátedra Episcopal el 30 de abril de 1898.

En el año de 1934 la diócesis fue elevada a Aquidiócesis y es cuando recibe el título de Catedral Metropolitana.

En ella están sepultados los restos de ilustres personalidades eclesiásticas y civiles ligadas a la historia santafesina y argentina: el Canónigo José de Amenábar, el Obispo de Paraná preconizado Obispo de Santa Fe, José Gelabert y Crespo, y los Arzobispos, el cardenal Nicolás Fasolino, y Vicente Zazpe. También el Obispo Auxiliar Enrique Príncipe, y los gobernadores Simón y Manuel de Iriondo. A la derecha de la entrada principal de la iglesia, en el jardín, un busto recuerda la figura del cardenal Nicolás Fasolino (1887-1969).

Por su parte, en el atrio, en sendas urnas, se contienen los restos de Juan Apóstoles Martínez y José María Aguirre, dos santafesinos que tomaron parte en las guerras de la independencia nacional.

En el año 1942 fue declarada Monumento Histórico Nacional.

Datos Arquitectónicos

EXTERIOR

El frente neo clásico italiano en triple arquería de medio punto está rematado por las dos torres campanario y la veleta "gallito" que data de la construcción primitiva. Los muros son de adobe prensado, encofrado en cercos de suncho. Cuatro puertas ornamentadas con antiguas tachas coloniales, tres en el frente y una en el muro lateral oeste, permiten el acceso al recinto.


PLANTA

En tres naves. El techo de la nave central con bóveda de cañón corrido, y el de las laterales con bóvedas por aristas. Las naves están separadas por dos hileras de pilastras que enmarcan arcos de medio punto.


INTERIOR

Las puertas que flanquean el Presbiterio y las que introducen en la Sacristía a través del actual Baptisterio se conservan de la primitiva iglesia de Cayastá.


El Presbiterio fue modificado en 1982 según los criterios litúrgicos propuestos por el Concilio Vaticano II. En él, se sitúa centralmente el Altar de mármol, construído como mesa y sostenido por cuatro columnas también de mármol que datan de principios del s XIX, provenientes de la primitiva Sacristía. Conforme a una antigua costumbre de la Iglesia Romana, el altar contiene reliquias de Santos. En este caso, de san Jerónimo, Presbítero y Doctor de la Iglesia, y Patrono de la Ciudad, y del Mártir san Saturnino. Puede observarse. La urna que las contiene a través de una pequeña ventana, al frente del altar.

Presidiendo todo el espacio, la Cátedra Episcopal se destaca sobreelevada, rematada por el Escudo Episcopal del actual Arzobispo.


A la izquierda del Presbiterio, visto de frente, se encuentra la Capilla del Santísimo Sacramento, también edificada en 1982. Allí se sitúa la Sillería Coral del Cabildo de los Canónigos, que entre marzo y diciembre se reúne en la mañana del día jueves para el Oficio Divino.


A la derecha, por su parte, se sitúa el actual Baptiterio, acabado 1987. La antigua Pila Bautismal ocupa el centro, en un desnivel enmarcado por ocho costados, alude al descenso y el ascenso que experimenta el recién bautizado (neófito) y que lo introduce en el Octavo Día inaugurado por Cristo Resucítado. Preside el Baptisterio una talla reciente de Nuestra Señora de Guadalupe, Patrona de la Arquidiócesis.


Por el baptisterío se accede a la antigua sacristía, la parte mejor conservada de la primitiva construcción. Desde el patio exterior se observan los adobes, en la galería.

El antiguo Bapteristerio conserva actualmente, en un ostensorio, la histórica y pequeña "Vera Cruz", que diera origen el añadido, 1651, del nombre primitivo de la ciudad: Santa Fe de la Vera cruz.


Además, una placa de mármol recuerda que, en ese mismo lugar, fue bautizada doña Rafaela de Vera Muxica (1753-1816), virreina del Río de la Plata entre los años 1801 y 1804. Por ese recinto se accede a la Capilla de la Dolorosa, en ocasiones utilizada como Capilla de la Reconciliación.

Datos Artísticos

Pilas de agua bendita. Fueron donadas a la Matriz por Don Juan Manuel de Rosas

Pilas de agua bendita
 

San Jerónimo, Patrono de Santa Fe. Imagen policromada del Santo, de escuela hispana. Originalmente construidos en el muro mismo de la iglesia y son los más antiguos.

San Jerónimo
 

Santa Rosa de Lima. Robusta talla policromada, de estilo barroco.

Santa Rosa de Lima
 

Pulpito. Proveniente de la primitiva catedral de Buenos Aires.

La Dolorosa. Antigua imagen de vestir, o candelero, donada a la iglesia por doña Javiera de Larramendi.

Crucifijo. Hermosa talla en madera, de origen mocoví. Preside el Retablo del Presbiterio.

La Reunión de Todos los Santos. Pintura al Óleo del maestro Manuel Plá y Valor, del s XIX.

Pulpito
 

Cristo Crucificado. Esculpido en mármol por Jean Baptiste Pigale (1753), fue regalado por Juan Manuel de Rosas al entonces gobernador Estanislao López, quien a su vez lo donó a la Matriz. Momentáneamente se reserva en el Tesoro, por motivos de seguridad

San Roque. Recuerda la existencia de la parroquia "de los naturales", que funcionaba en un lugar distinto a la de los españoles, en la intersección de las actuales calles Mons. Zazpe y 25 de mayo. Ambas Parroquias se fundieron en un única, de donde la procedencia de la imagen y la devoción al Santo, Vice Patrono de la Ciudad.